miércoles, 25 de mayo de 2011

No nos quedara nada más.

Ese anuncio había conseguido deprimirlo. Ver a esos niños saltando de alegría cuando sus padres le daban la sorpresa de que los llevarían a Disneyland. A sus hijos se les iluminaba la mirada cada vez que veían el anuncio y la verdad que podía resultar un destino idílico para ir con los críos, pero bastante le costaba mantener el hogar con los tiempos que corren como para conseguir llevarlos al parque de atracciones del país vecino. No podía ser.

Paso el resto del día bastante abatido y por la noche no conseguía dormirse, la ansiedad le embozaba el pecho, se sentía un padre patético. Mientras miraba el techo, acompañado por la luz de la luna que se filtraba por los agujeros de la persiana, recordó a su padre:
La familia, de cinco miembros, nunca había tenido demasiados medios, lo justo para pasar el mes y a veces ni eso. Su padre trabajaba por aquel entonces en un concesionario de vehículos de la ciudad, cada año lo enviaban a la central de la marca, en Madrid, para hacer cursos de formación. De la comida se encargaba central, la daban en el mismo centro. Para las cenas la empresa le entregaba “Tickets Restaurant” que servían para canjearlos, en restaurantes asociados, por la comida.


Recordó que cuando su padre volvía se llevaba a toda la familia a comer fuera y pagaba la comida canjeando un buen fajo de tickets de esos. De pequeño siempre esperaba ese día con ilusión, a su padre no se le borraba la sonrisa de la cara, era mágico. Y ahora después de tanto tiempo, empezó a imaginar a su padre; Tirado en la cama del hotel después de comer cualquier cosa, mirando al techo, sintiéndose el peor padre del mundo porque no podía ofrecer nada “mejor” a sus tres pequeños, sintiéndose un miserable porque tenía que racanear de la empresa para poder disfrutar con la familia.


Foto de Rayajo http://obture.com/user/rayajo/photo/91304
Le sorprendió una lágrima que le corría hacía la oreja, pero más le sorprendió descubrirse sonriendo. De todos los recuerdos que tenía ese le llenaba de orgullo hacía su progenitor, ese lo guardaba con cariño, le alegraba. Pensó que, al fin y al cabo, eso es lo que quería para sus hijos; Atesorarles momentos que puedan recordar con el paso del tiempo, fotografías mentales que dibujen en el rostro de los suyos, ya adultos, una melancólica sonrisa y una alegre lágrima.
Y para eso no hace falta un ratón.

29 comentarios:

MORGANA dijo...

Me gustó cuando lo leí y aún me sigue gustando.Muy buen relato Dante.

Una señorita menos dijo...

Con el paso de los años aprendes a disfrutar esas pequeñas cosas, que son las que mas valen... no hace falta tanto mi caballero!!!

Alex Noiser dijo...

Caballero, desconozco si la historia es un pequeño trozo de su biografía o memoria histórica personal, pero ha sido corto y bonito. Un abrazo, colega.

TRAVIS dijo...

Me ha gustado el relato. Muy entreñable.

Denisse Black dijo...

Para eso no se necesita un ratón.... para todo lo demás existe master card...XD . Aaaaaah un chascarrillo malo pues!

Me gustó mucho, la clave es educar a los hijos con esa mentalidad, asi como el padre que al final de todo se dio cuenta que eso era lo que habia hecho su padre con el!

Saludos!

NIGHT ELF dijo...

Aprender y valorar los valores que te han enseñado, y disfrutar de esas pequeñas cosas hace que sonrias a la vida.
Muy buen texto.

Imilce dijo...

A veces el fallo es más del que da que del que recibe.
Mis recuerdos sobre esto son así. Las pequeñas cosas.
Los domingos que mi madre hacía canelones y jugábamos al bingo todos después.
Ahora a los 24 sigo disfrutando de los domingos cuando puedo visitarles. Y que dure mucho.
Los juguetes los perdí.

Un beso

Iguana Elreptil dijo...

Coincido con alex, corto y bonito

Dante dijo...

Gracias Morgana. Y gracias por pasar.

Tienes mucha razón srta, tenemos que aprender a valorarlas aun mas.

Algo de eso hay Alex.

Gracias Travis.

:)El chascarrillo ha estado bien, me has robado una sonrisa.

Sí Night, y eso que hoy en día cuesta dedicarle a la vida una sonrisa.

Imilce y durara, lo importante es estar unido con los que quieres.

Gracias Iguana.

Gracias a todos, abrazos y demás.

Möbius el Crononauta dijo...

Ciertamente...

sylvia dijo...

Bonito y amargo a la vez...no sé si como esa lágrima...

Ohdiosa dijo...

Texto sencillo que ha logrado emocionarme...a veces los recuerdos más pequeños y simples son los que más pesan en el corazón...

kadmus dijo...

Lo triste es que a veces es tarde para ser consciente de lo que tus padres han hecho por ti...por eso hay que aprovechar cada momento mientras estemos todos para hacerlo.

ALBORADA dijo...

No, no hace falta un ratón, hace falta un corazón dentro del pecho, hace falta criar a los hijos con la dosis de ternura necesaria para ver la belleza del trino de las aves, hace falta recuperar tanto que hemos perdido en el mundo en pos de lo material, hace falta si, sonreir y amar...

Me ha encantado

Abrazos y lindo domingo.

Dante dijo...

Cierto Mobius, totalmente...

Como la lagrima Sylvia, gracias por pasar.

Gracias Diosa, si te ha emocionado a cumplido su propósito.

Si Kadmus no hay que lamentar cuando sea tarde.

Gracias Alborada por tus palabras, me alegra que te guste.

Un abrazo a tod@s.

glaukilla dijo...

Que bo-ni-to... he tardao un poco en escribir esto porque me he quedao... Precioso.. te mando un abrazo emocionao.. Beso

Dante dijo...

Gracias Glaukilla, me quedo con el abrazo. Besos.

Dante dijo...

Y con el beso, of course!

glaukilla dijo...

Ah, si! no me habia dao cuenta que te lo habias dejao.. jajaja, cogelo si, que va en el lote :) ea, na mas que por eso, otro mas ;)

rayajo dijo...

Fantástico...

ESTO es para ti:

Dante dijo...

¡Muchas gracias Rayajo! Me encanta.
¿La puedo poner en mi entrada, indicando su procedencia por supuesto.
Me halago algo así.

Dante dijo...

Es que no puedo comentar en tu página.

glaukilla dijo...

Ya comenté la otra vez pero esta entrada es que es... impresionante. Pa no cansarse de leerla. La foto nueva, como un guante. Besos a los dos.

rayajo dijo...

Claro, claro, por supuesto que era para ti, has hecho bien en usarla si querías. Me enorgullece, no el hecho de que la publiques (que también) sino sobre todo el que te haya parecido que cuadraba con tu relato. Espero que hayas sentido al verla lo mismo que yo el leer tu entrada. Obture es un portal de fotografía en el que no se puede comentar si no eres usuario registrado. :) Un placer, de verdad.

rizoswoman dijo...

Hermoso!!! Todos buscamos el cariño y el amor de nuestros progenitores, ya que es lo que nos quedará junto con los recuerdos vividos con ellos, formando parte de la persona que seremos... Siempre he pensado que los niños buscan el cariño, el amor, que les presten atención, que jueguen con ellos. ¿Cúantas veces no se han quedado muertos de risa juguetes caros y luego con una simple caja han disfrutado un montón? A cada post que leo me gusta más como esbribes Dante!!! Besotes

chatnoir dijo...

Con el paso del tiempo aprendes a valorar las pequeñas cosas que van llenando una gran vida...
;)

Dante dijo...

Gracias Rizoswoman. Coincido con tu comentario.

Hola Chatnoir, te acabas dando cuenta de lo que verdad importa.

Abrazos.

Nuda Veritas dijo...

Dante, mira lo que son las casualidades ...hace poco que te descubro y ahora vuelvo recomendada por Rayajo.

Absolutamente de acuerdo, esos momentos son los mejores regalos que les podemos hacer. Creo fervientemente que eso es lo que nos llevamos al otro lado...o en lo último que podemos pensar.

Y la foto acaba por rizar el rizo.

Dante dijo...

Nuda hay gente que dice que la casualidad no existe que todo sucede por una razón. No se si es así pero me alegro de verte por aquí y de que te guste el texto.
Al final todo lo que importa es lo que mas a mano tenemos, pero nos bombardean con publicidad para hacernos creer que todo es indispensable.
La foto de Rayajo fue todo un detalle y una sorpresa, que alguien dedique parte de su tiempo para escenificar un relato escrito por mi, me honra. Tiene mi eterna gratitud.
Un abrazo.